Make your own free website on Tripod.com

Vuelve a pagina de inicio

 

Canales

»APUNTES

» BIBLIOTECA VIRTUAL

» CASOS CLÍNICOS

» FORO

» HUMOR

» NOTAS

» RESIDENCIAS 

 

 

 

Comunicate

» E-MAIL

» SUGERENCIAS

 

 

 

 

 

 

 Ántrax y guerra biológica.

octubre 2001

  

  Las esporas del ántrax son al parecer una de las mejores opciones como armas para la guerra biológica Ya que se encuentra naturalmente en muchas regiones del mundo que incluyen Centro y Sudamérica, el Caribe, África, Oriente Medio y algunas regiones de Europa. ,pueden producirse fácilmente y ser  guardadas en seco y permanecer almacenadas de forma viable durante décadas, se dispersan fácilmente por el aire y pueden ser inhaladas por tropas indefensas, permaneciendo en tierra durante muchos años.

El ántrax es causado por el bacilo Anthracis.

bacillus anthracis.

 

    Otra de las características que hacen apetecible a esta bacteria como arma biológica, es que puede cultivarse fácilmente y a bajo costo. Lo que tiene realmente valor militar es que las esporas de ántrax son muy resistentes a las agresiones del medio ambiente y pueden permanecer viables por muchas décadas; además, las esporas son lo suficientemente pequeñas como para que algún grupo militar intente liberarlas al ambiente en forma de aerosol. Por fortuna, fabricar aerosoles con esporas de ántrax es técnicamente muy difícil ya que éstas tienden a agregarse, lo cual complica su dispersión. El equipo que se necesita para producir ántrax como bioarmamento no requiere de mucho espacio, ni equipo demasiado sofisticado: bastaría con el equipo que se encuentra comúnmente en un laboratorio de investigación farmacéutico o de biotecnología. La única diferencia es que para producir armamento biológico se tendrían que extremar las condiciones de seguridad para evitar el contagio del personal que manipule el bacilo. Los laboratorios de este tipo son más o menos fáciles de ocultar, ya que, en general, son pequeños y no tienen equipo demasiado especializado que delate su existencia. Un laboratorio de bioarmamento se puede confundir fácilmente con un laboratorio farmacéutico de investigación. Por esta razón es muy difícil establecer mecanismos de verificación que impidan que se desarrolle armamento biológico con ántrax.

   Esto permite que cualquier grupo militar o terrorista pueda recolectar y almacenar sin mucha dificultad esta bacteria. Saddam Hussein tomó un camino más simple: compró los agentes patogénicos a una compañía biotecnológica de los Estados Unidos

    Irak, Rusia y otras diez naciones tienen capacidad para cargar esporas de B.anthracis en las armas.

    Las fuerzas militares de EEUU han sido han vacunadas recientemente contra el ántrax debido a la preocupación sobre la perspectiva del uso de esporas del ántrax. 

    En  un Manual de la Armada americana en la Medicina Operacional y Apoyo de la Flota. (U.S. Navy Manual on Operational Medicine and Fleet Support) se dan una serie de recomendaciones en caso de usarse el B. Anthracis como arma biológica.

    Se pensaba anteriormente que el Ántrax inhalado era casi 100% fatal a pesar del tratamiento antibiótico, particularmente si el tratamiento se empieza después de aparecer los síntomas. Un reciente estudio del Ejército obtuvo un tratamiento exitoso en monos con terapia antibiótica tras la exposición a las esporas del Ántrax. La terapia antibiótica se empezó un día después de la exposición. Este estudio implica que la terapia antibiótica puede ser útil si se comienza poco después de realizado el ataque

 

    -Peligros de un ataque con anthrax

    Una  bomba atómica de 12.5 kilotones  que explotara encima de una ciudad podría causar  80,000 muertes, sólo 100 kilogramos de esporas del ántrax podrían matar entre uno y tres millón de personas.  

    Después de la Segunda Guerra mundial el desarrollo de armas biológicas asumió una prioridad relativamente baja. Pero los recientes adelantos en biotecnología han hecho posible la producción más eficaz de virus destructivos y bacterias.  

    Los desarrollos de este tipo significan que la amenaza de armas biológicas es muy real en el mundo después de la guerra fría.  

    Las armas biológicas podrían causar un gran conflicto, ya que son relativamente baratas además, su uso no esta siendo controlado actualmente por procedimientos de  confirmación internacionales como aquellos que aplican, por ejemplo, a las armas nucleares.  

     El costo de "devastar" con ántrax un kilómetro cuadrado de territorio, es aproximadamente de un dólar, y de 2 000 dólares si se utilizan armas convencionales. Por esta razón hay quien dice que el armamento biológico es la "bomba atómica" de los países pobres.

Este hecho quedó patente espantosamente en 1991 durante la Guerra del Golfo cuando Saddam Hussain preparó un programa ofensivo que usaba las esporas del ántrax y la toxina del botulinum que podrían usarse contra las Fuerzas Aliadas.  

    


Bacillus anthracis

 Siguiendo la tercera conferencia de la Convención de Armas Biológica de 1991,  expertos gubernamentales dieron un mandato para desarrollar un protocolo de la confirmación legal llegando a un acuerdo que aplicaría  cada uno de los 133 estados de que participaron en la Convención.   Pse a esto en los últimos años, EE.UU. se embarcó en un programa de investigación secreta sobre armamentos biológicos. El plan incluyó la fabricación por la CIA de un modelo de bomba química de diseño soviético

 

   Según funcionarios del gobierno, a comienzos de este año el Pentágono inició experimentos para diseñar genéticamente una bacteria del ántrax más potente con el objetivo de probar la eficacia de la vacuna que se administra a los soldados.

   

   "EE.UU. tiene desde hace un tiempo un programa para desarrollar vacunas y otras medidas de protección en caso de un ataque", dijo el vocero oficial. Ari Fleischer no precisó cuándo se puso en marcha el programa, pero señaló que la preocupación de Washington sobre la vulnerabilidad de sus soldados ante un ataque químico surgió durante la Guerra del Golfo, en 1991.

   La revelación de la investigación probablemente complique a EE.UU., que siempre intentó hacer cumplir el tratado de armas químicas. La decisión de abandonar el pacto de misiles antibalísticos firmado con Moscú en 1972 ya recogió críticas en todo el mundo.


Más información:

Sepa más sobre el bacillus anthracis

 

 

Más información:

Sepa más sobre el bacillus anthracis

 

 

 

 

 

Biblioteca Virtual | Apuntes | Casos Clínicos | Nota Legal | Residencias Médicas | E-Mail | Inicio

hipocrates.tripod.com  1999-2001 All Rights Reserved